Según MacDonald (2012), “Solo cuando reconocemos a Dios como nuestro proveedor por gracia de las bendiciones generales, tales como la vida y el aliento, el alimento y el refugio, comenzamos a comprender nuestra necesidad de Dios en forma personal y empezamos a expresar nuestra fe en Él” (54). 

Esta cita me lleva a recordar que debo reconocer que todo lo que tengo es solo por la gracia de Dios. Cada ser humano debe comprender que lo que tenemos no es en base a nuestro esfuerzo, sino que surge de la gracia de Dios quien nos proporciona las fuerzas y habilidades para poder llevar a cabo nuestros proyectos. Cuando reconocemos que Dios es nuestra ayuda y proveedor es ahí donde se manifiesta nuestro agradecimiento hacia Él. Por lo tanto, nuestra fe puede expresarse con más certeza al conocer que de Dios provienen todas las cosas.
Referencias:
MacDonald, James. Señor, Cambia mi Actitud: antes de que sea demasiado tarde. Miami: Editorial Unilit, 2012.