Persona Quebrantada

Somos tentados a pensar en el avivamiento, como un tiempo —principalmente— de felicidad, bendición, plenitud, excitación, entusiasmo, asombro y sobreabundancia y —en su momento lo será. Queremos un avivamiento sin dolor. Queremos un avivamiento que nos haga reír, por así decir; pero los caminos de Dios muestran que el camino hacia arriba es hacia abajo. […]