Nicodemo era un fariseo, un maestro de la ley (Juan 3:1–21; 19:38–42). Sin embargo, en su encuentro con Jesús se dio cuenta de que le faltaba algo. A pesar de que parecía ser una persona que lo sabía todo, Nicodemo visitó a Jesús de noche para hacerle unas preguntas. Jesús le explicó que el que no naciere de nuevo, no puede entrar en el reino de Dios. Nicodemo debe haber entendido lo que Jesús le dijo porque, después de la crucifixión de Jesús, Nicodemo fue con José de Arimatea para preparar el cuerpo de Jesús para la sepultura. Jesús sabe que todos necesitamos de un Salvador. Por lo tanto, es necesario hacer saber a los niños, que ellos también necesitan un Salvador. Esta historia nos ayuda a enseñarles esto. Para hacer que esta historia sea real y parte de su vida podemos incorporar algunas manualidades y actividades para lograr este fin.

nicodemo

234f6991b0afaa3618db243909c47cd6

6716e39cad02ae05b972a92f1a26677c

jesus-meets-nicodemus-sign-craft-kit~13720337

 

 

Esposa de José Juan, madre de tres chicas jóvenes e hija de Dios que necesita recordar el gozo, propósito, contentamiento y plenitud que podemos tener en Cristo no importando las circunstancias.