¿Qué es el matrimonio?

El matrimonio es obra de Dios y una representación de Él. Dios lo diseñó para mostrar su gloria de una forma que ninguna otra institución o método pueda hacerlo. Este es el misterio revelado que Pablo nos habla en Efesios 5:31-32, basándose en Génesis 2:24. El matrimonio apunta hacia Cristo y la iglesia. Cristo como el novio que viene a buscar su prometida: el verdadero pueblo de Dios (Mateo 9:15; 25:1; Juan 3:29).

El matrimonio existe para mostrar la gloria de Dios a través del modelo de la relación entre Cristo y la iglesia. Esta es la verdadera razón por la que existe el matrimonio. El permanecer casados se trata de guardar el pacto de: “hasta que la muerte nos separe” de la misma forma que Cristo lo hizo por la iglesia cuando murió por ella. El matrimonio se trata principalmente de reflejar la verdad, a Cristo, a través de nuestra vida. Con el matrimonio exhibimos el evangelio de Cristo al mundo. Esta relación en la que Cristo compra con su sangre a su prometida: la iglesia. Este es el nuevo pacto entre Dios y su pueblo (Lucas 22:20).

Nuestra misión como mujer

1 Corintios 6:20 – “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”

Pablo como una introducción al Capítulo 7 nos señala que la misión de nuestro cuerpo es honrar a Dios. Debemos vivir para glorificarle a Él, no para satisfacer nuestros propios deseos. El cuerpo es para el Señor, el cuerpo es del Señor. Nuestro cuerpo es el lugar donde se le rinde culto de adoración y sacrificio a Dios. La sangre de Cristo es el rescate pagado a la justicia de Dios para nuestra redención. Nos quitó nuestra obligación de ser castigados y nos impuso una nueva obligación de obediencia. Dios nos asignó una tarea a cada una de nosotras que debemos cumplir por medio de nuestro estado civil (1 Corintios 7:17). Nuestro estado civil no es un accidente, Dios lo planificó así (Hechos 17:24-28). Dios mismo nos escogió para involucrarnos en sus planes. Debemos descubrir nuestro lugar dentro del plan de Dios, ya seamos casadas o solteras. ¿En qué estado Dios te llamó: soltera o casada?

¿Soltera?

Si Dios te llamó estando soltera: permanece en ese estado (1 Corintios 7:17, 20,24). El celibato (soltería) es un don (regalo) de Dios (1 Corintios 7:7). Es un favor especial que Dios ha otorgado que tiene dignidad y honor. El don de celibato no es siempre un estado permanente. Sin embargo, si en este momento estás soltera debes vivir conforme a este estado, porque Dios en su providencia así lo ha establecido. Así que cuando una persona reconoce que su estado civil es un don de Dios para el bien del Evangelio, es una bendición en la vida de esa persona.

Propósito de la mujer soltera (v. 32)

  • Invertir su tiempo en la obra del Señor y en pensar cómo agradarlo a Él.
  • Se dedica al Señor para ser santa en cuerpo y en espíritu.

Misión de la mujer soltera (v. 35)

  • Servir mejor al Señor con la menor cantidad de distracciones posibles.

Requisito para casarse (v. 39)

  • Solamente si ese hombre ama al Señor (líder espiritual).

 Soltera o casada

Referencias:

Hughes, B. (2004). Las Disciplinas de una Mujer Piadosa. Miami, FL: Editorial Patmos.

Piper, J. (2009). Pacto Matrimonial: Perspectiva Temporal y Eterna. Carol Stream, IL: Tyndale House Publisher.